La Bòbila

bobila

Bienvenidos al Museo de Alfarería de Quart, El edificio está situado en la antigua tejería de Santa Margarita o de Can Ginesta, fundada en 1908. Anteriormente la tejería estaba situada en Can Moisés, pero de resultas de un aguacero, el horno se destruyó y obligó su traslado. Cuando se estableció en este edificio de Can Ginesta, las vías del tren que comunicaba Sant Feliu de Guixols con Girona ya hacía 16 años que pasaban por delante. Hecho básico para comercializar la mercancía.

Mediante los elementos que constituían la antigua tejería, el visitante puede conocer los míticos espacios que conformaban el día a día de las tareas del ladrillero: la colador, la balsa, el horno moruno, el horno de llama invertida, el brazo de tejar, la chimenea ...

tejería

Tierra y leña

BOBILAAntes de poner una pieza de obra de barro en el horno para convertirla en cerámica se ha tenido que trabajar mucho. Uno de los primeros pasos es extraer la tierra de los terreros y prepararla, y otro, recoger la leña para cocer la alfarería: dos actividades muy diferentes e imprescindibles. En este ámbito, os presentamos las tareas de los leñadores y el trabajo en los terreros.

terraillenya

El porqué de la cerámica

La cerámica nació de la necesidad de las sociedades humanas prehistóricas de guardar líquidos y granos, y de cocer los alimentos. A medida que se desarrollaba la agricultura y con esta las sociedades se volvían sedentarias, aparecían también nuevas necesidades, entre ellas la cerámica. Por este motivo, la generalización del uso de la cerámica se produjo, como la propia agricultura, en diferentes lugares del planeta hace más de siete mil años.

De la tierra a la alfarería

Los elementos que permiten hacer la alfarería de Quart son la tierra, el agua, el fuego y el saber hacer de los alfareros. Las transformaciones que sufren las tierras desde el momento en que son arrancadas de los terreros hasta que se convierten en una pieza cerámica puesta a la venta constituyen un proceso largo y complejo, que incluye la preparación de la tierra, su transformación en barro, el moldeado o torneado, el acabado, el secado, la cocción y los procesos posteriores. Esto es lo que veremos en este ámbito.

Las piezas tradicionales

Una vez visto el proceso técnico de la alfarería, ahora nos introduciremos en los aspectos sociales y culturales. La variada tipología de las piezas salidas de los hornos de Quart respondía a las necesidades de una sociedad para la que los utensilios de barro eran imprescindibles para muchas actividades cotidianas. Detrás de cada tipo de pieza había una necesidad, una manera de vivir y de hacer las cosas. No toda la alfarería de Quart era negra. Al menos desde el siglo XIX se hace también obra roja, o sea, alfarería de color rojo, oxidada, para competir con otros centros y cubrir nuevas necesidades. Para obtenerla, simplemente no hay que cerrar el horno al final de la cocción. Este ámbito nos habla de la alfarería y de la sociedad que la usaba.

Familias de alfareros

La alfarería ha sido siempre el elemento que ha caracterizado a la población de Quart. Con el paso de los años, esta tradición se ha convertido en el sello de identidad de todas las familias que, generación tras generación, han trabajado en sus casas y en sus obradores en un ámbito tan especial como es el de la alfarería. En el último siglo, cerca de treinta familias han aprendido el oficio de alfarero y han compartido con gente de muchos lugares su experiencia y su saber hacer.
Pese a los cambios y las dificultades de las últimas décadas, la tradición alfarera en Quart sigue viva gracias a las cinco familias que aún hoy han hecho de la alfarería su forma de vivir.

La cerámica, actualidad y futuro

La alfarería ha sido para muchas poblaciones un recurso vital durante siglos. Pero, con el paso del tiempo y con el surgimiento de las nuevas sociedades, las necesidades han cambiado y la tradición alfarera ha trabajado con nuevos materiales y modelos productivos. Este cambio también es vigente en los obradores y en los ladrillares, donde las máquinas de siempre han dado paso, —en muchos casos— a nuevos hornos o tornos que facilitan el trabajo del día a día. Asimismo, los artesanos, modelando y enhornando piezas como siempre, se han adaptado a las necesidades de las sociedades actuales, y han creado piezas más modernas y al gusto de todos, ya que son muy conscientes de la competencia de los nuevos mercados. Estos nuevos modelos también han conllevado un progreso en el arte, ya que nada tienen que ver aquellas figuritas prehistóricas de barro con las representaciones artísticas actuales y las nuevas tendencias decorativas.



La colección

La alfarería producida en Quart estaba destinada al consumo popular. Todo el mundo necesitaba cubos para sacar el agua del pozo, cántaros para beber y garrafas para transportar vino o el agua. Tramosteras y cántaros para el aceite; ollas, cazuelas y ansata para cocinar; jarras para salar aceitunas y conservar alimentos; cuencas y platos para manipularlos. También se necesitaban barreños para guardar agua, aceite y lavar ropa.

Se fabricaban piezas de función específica, como embudos, tostadoras de castañas, bebederos para los animales y colas para calentar la cama y casó para poner bajo las faldas de las vendedoras del mercado. Brescadoras para hacer humo para sacar los panales de miel o calentadores para conservar calor y calentar la comida.

Buscar

Facebook

Horarios Museo

Sábados de 10:30h a 14h. y de 16.30 a 20:00h
Domingos y festivos de 10:00h a 14:00h

Se realizan visitas guiadas concretadas, para grupos organizados y escolares.

Visitas guiadas: Máximo 25 personas.
Para grupos, en horas convenidas.

Localización

minimapa

Contacto

Tel: (+34) 972469171

Plaça de la vila, nº 2
17242 Quart

info@museuterrissa.cat
ajuntament@quart.cat
http://www.quart.cat

[Mapa web] [Contactar] [Aviso legal]

Tenemos 7 visitantes y ningun miembro en Línea

Este sitio utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar su experiencia de navegación

Si no está de acuerdo cambie la configuración de su navegador.

Aceptar